Artículo publicado en La Provincia – Diario de Las Palmas el 29 de agosto de 2019.

La fortaleza mental del deportista es vital en su profesión. Silvia O’Shanahan, psicóloga especializada en el ámbito deportivo, trata las dificultades mas personales que puede tener un profesional del deporte en su vida. 

Inició su carrera en esta área de manera fortuita y se quedó: “Me gusta el deporte y ayudar a las personas en cualquier ámbito creo que es muy bonito”. Además de pertenecer al Colegio Oficial de la Psicología de Las Palmas, la colegiada también posee varios Certificados de Psicología del Alto Rendimiento Deportivo a través de la Barça Innovation Universitas. 

“La Psicología es la misma para todos”, aclara la experta. “Una persona que viene a consulta no tiene por qué estar mal, sino solo querer mejorar”, añade. Relacionado con el ámbito deportivo, la alta exigencia es uno de los principales problemas de los profesionales que se dedican al deporte de alto rendimiento. “Muchas veces lo único que necesitan es sentirse cómodos, seguros, relajarse y hablar”. El papel de los psicólogos es darles unas pautas para que no se saturen con tanta presión y añadir rutinas de entrenamiento de la mente, como un músculo más, explica O’Shanahan

Siguiendo este cauce, otro de los momentos por los que puede pasar un deportista, quizás el más complicado, es una lesión. La psicóloga cuenta que muchas recaídas vienen impulsadas por este factor. “En este caso, desde el entrenador hasta el psicólogo si lo hubiese en el equipo, en el caso de deportes colectivos, debe hacer ver al deportista que es un proceso más por el que hay que pasar”, señala la psicóloga de manera contundente. 

En muchas ocasiones, las lesiones pueden venir dadas por un malestar psicológico previo. “Lo importante es que la persona busque en esa lesión una oportunidad para mejorar”, añade la profesional canaria. Además, pone de ejemplo al jugador de baloncesto Ferrán Martínez, quien paso por una lesión en la rodilla. “Él aprovechó esa mala situación para aprender a botar la pelota sentado y tumbado, fortaleciendo la técnica”, cuenta Silvia

Un ejemplo más reciente de superación tras una grave lesión, la búsqueda de oportunidades de mejora desde el día de uno, y el eficaz acompañamiento de psicólogos durante el proceso de recuperación, es la campeona Olímpica, del Mundo y de Europa de Bádminton, Carolina Marín.

El entrenador, el pilar más importante. 

La figura del entrenador es una de las más relevantes dentro de un equipo. Es quien mueve las piezas para que una competición salga bien. Pero, según explica la psicóloga Silvia O’Shanahan, es la persona dentro del club que más regulada emocionalmente debe estar. “Ellos no son sólo una fuente de conocimientos para enseñar una táctica o una técnica, sino que además deben desarrollar la parte psicológica de sus jugadores”, comenta. En este sentido, quiso destacar a entrenadores que realizan esta función como Pep Guardiola y Aíto García Reneses. “El exentrenador del Granca defiende muchísimo la figura del psicólogo dentro del equipo”, afirma la colegiada canaria, que concluye indicando que deben estar preparados para todas las situaciones. 

Otro de los temas a tratar que resultan un tanto tabú en el mundo del deporte es la depresión. La psicóloga alaba a todas aquellas personas que hablan del tema sin vergüenza alguna, ya que considera que “es algo por lo que todo el mundo pasa alguna vez en la vida”. 

Uno de los deportistas que hace poco ha contado su experiencia es Álex Abrines. El jugador de baloncesto mallorquín tuvo que parar hace unos meses por una depresión. A día de hoy, el alero ha vuelto a pisar el parqué y retomará su vida profesional en el Barcelona. Más recientemente las impactantes y valientes declaraciones de la estrella australiana de la WNBA Liz CambageRicky Rubio tras la consecución del oro en el mundial de baloncesto, o el mismísimo Pau Gasol que aprovechó la declaración de Ricky para recordar en sus redes sociales un artículo escrito por él para el periódico EXPANSIÓN el 16 de junio de 2018 llamado “El último Tabú” y donde recoge la importancia del trabajo psicológico en el deporte y herramientas como la “meditación o conciencia plena”. 

https://www.theplayerstribune.com/en-us/articles/liz-cambage-mental-health

Una presión constante. 

Un deportista profesional trabaja bajo una rutina y una monotonía. Silvia O’Shanahan aclara que “las rutinas son favorables para la depresión porque alejan el ruido mental, pero hay que combinarlas y ajustarlas para que no produzcan ansiedad excesiva”. 

La falta de confianza es común en el mundo del deporte, según comenta la psicóloga, unido a veces a altas expectativas. “Estos aspectos pueden dar lugar a un malestar emocional en el deportista si no se aprende a gestionar las emociones y las exigencias del alto rendimiento”. 

Siguiendo con el trabajo a desarrollar por el psicólogo en el alto rendimiento deportivo, la colegiada canaria indica que “tenemos la labor de preparar al deportista para el fracaso, porque el no saber perder o asumir que perder es parte del juego, puede crear momentos de estrés excesivo y frustración, y esto es algo que se debe trabajar, y enseñar al deportista a gestionar tanto los éxitos como los fracasos, pues de ambos se aprende siempre, enseñarles a que el resultado depende de muchas variables que no podemos controlar, por lo que hay que centrarse en lo que depende del individuo, el rendimiento”. 

El resultado y el rendimiento son dos puntos diferentes del proceso que hay que saber diferenciar, “siempre les digo que el resultado es el fin último pero el rendimiento se trabaja cada día, y por otro lado, la importancia de entender que un fracaso obedece a muchos factores y no deben atribuir todo el peso a ellos mismos”, señala. 

En la vida de un deportista se producen muchas situaciones adicionales al propio juego, una de ellas es el traslado de ciudad o país tras un nuevo fichaje o una competición, que supone alejarse de su circulo más cercano y de sus seres queridos; esto también deben aprender a gestionarlo, pues puede derivar en tristeza; no hay que perder de vista que por afortunados que  sean por dedicarse a lo que más les gusta, son personas, esa fortuna implica por otro lado muchos sacrificios, y en ese sentido, también necesitan acompañamiento de profesionales para la gestión de emociones que pueden repercutir directamente al rendimiento

La experta asegura que en estas ocasiones “son muchos los deportistas que afirman que les gusta tanto lo que hacen que no piensan en los costes de separarse de su familia, aun así no están exentos de sufrir las consecuencias de estar lejos de sus allegados, pero se enfrentan a esta separación con gran fortaleza”, algo que ella considera que “tiene un mérito increíble”. 

En este sentido, también destaca que los momentos de incertidumbre a la hora de fichar por un equipo u otro, incertidumbre sobre el futuro cuando hay contratos próximos a vencer, sumado al ritmo frenético y exigencias de las competiciones en curso, generan estrés máximo a la persona que debe decidir. Muchos clubes españoles carecen aún de la figura concreta de un psicólogo, mientras que parece que en competiciones como la NBA ya tienen implantados programas de salud mental para los deportistas. “Que yo sepa, ni la UD Las Palmas ni el Granca tienen un psicólogo”, asegura la colegiada dubitativa.  

En cuanto a su metodología, defiende el uso del mindfulness y la meditación, puesto que “mejora la concentración y la atención, y por lo tanto, el rendimiento. Relaja a la persona, centrando sus pensamientos en las cosas que debe hacer evitando que piense demasiado en las dificultades que le inquietan”. Por otro lado, si hay algo que se ha puesto de moda en los últimos años en psicología es el uso de las TICS, Tecnologías de la información y la Comunicación, y entre ellas esta el uso de la realidad virtual en terapia. Hoy en día se puede ver en programas de televisión, en diferentes usos, como videojuegos para simular diferentes situaciones de la vida real de manera virtual. O’Shanahan aprovecha este recurso en su consulta, realizando sesiones terapéuticas con realidad virtual y realidad aumentada, “es una tecnología muy útil para ayudar al paciente en ciertas problemáticas”, explica la colegiada.  

Con esta tecnología, la experta trata las fobias específicas, como por ejemplo el miedo a volar, pero también en sus terapias con deportistas de alto rendimiento, usándola en los momentos previos a una competición importante. “Lo que se consigue con esto es reducir la activación que a veces es excesiva, y mantener la atención y concentración adecuada para obtener un buen rendimiento”, expresa la psicóloga.  

O’Shanahan subraya la importancia de aceptar las experiencias que nos acontecen, y detalla que la felicidad está sobrevalorada; afirma que “la vida son altibajos, donde tenemos que experimentar todo tipo de emociones y sentimientos, no se pude ser ajenos a ellas, lo importante es disponer de herramientas que nos permitan gestionar todas las situaciones, seamos deportistas o no, y para esto trabaja la Psicología”.